Seleccionar página

Ellos tenían la mejor conexión íntima posible, y cuando hacían el amor no había límites de tiempo o creatividad, pero también les gustaba aprovechar todas las oportunidades para saciarse el uno del otro. Usualmente hacían texting un par de horas antes, o si se cruzaban por un pasillo, con miradas y gestos se comunicaban las ganas que se tenían, lo que los impulsaba a buscar el momento y el espacio para un rapidín. Luego se les veía pasar con una gran sonrisa y con una mirada de complicidad que era el inicio para un nuevo juego de seducción.

Personalmente soy defensora de los juegos previos, de la seducción y del sexo tántrico, pero los rapidines son la oportunidad de saciar tus ganas cuando tienes poco tiempo o cuando estás en un sitio “prohibido” como en la oficina, en el carro o en el baño de un bar, por citar algunos sitios. A esto útimo súmale la adreanalina de poder ser descubiertos, lo que hace que esta práctica sea mucho más especial.

Los rapidines deben entenderse como juegos que añaden picante a la relación, en los que podemos dejar el romanticismo a un lado y vivir experiencias espontaneas e inmensamente gratificantes que incluso pueden ayudar a mejorar nuestra intimidad en pareja. Sin embargo, hay que tener cuidado de no convertirlos en una actividad sexual habitual y dejar de lado la conexión emocional del sexo, ya que esto puede conducir a la frustración y condenar la relación al fracaso.

Y si, todos los  hemos hecho, no estoy hablando de nada nuevo, pero si quiero dejarte unos tips para que los aproveches plenamente y les impregnes variedad y creatividad.

Toma nota…

  • No hay que pensar que no existen preámbulos para el rapidín. La expectativa y cómo juegas con ella hacen parte de un gran foreplay. El texting es la mejor forma de ponernos a mil antes de poder materializar el momento. Pero no te limites, siempre hay más.
  • Recuerda que el tiempo es importante así que usa todas las herramientas que puedas para alcanzar rápidamente el gran final: un poco de dirty talk, besos y caricias intensas, respiración sonora o hasta un poco de rudeza.
  • Elige bien el lugar, pero te recomiendo que te ovides de la cama, esto hará que haya más emoción y novedad. Si es en tu casa, busca sitios poco comunes como la cocina, el balcón, el comedor, o donde prefieras. Y si es fuera de tu casa, planea bien que hayan pocas posibilidades de interrupciones y disfruta de la adrenalina de poder ser descubiertos.
  • El sexo oral y la mutua masturbación son claves para acelerar el momento final. No las hagas a un lado, aunque… para estas dos actividades siempre hay tiempo. ¿O no?

Mis consejos

  • Lleva siempre contigo un pequeño kit de emergencia, porque uno nunca sabe cuando va a tener sexo. Te recomiendo que incluyas como mínimo: un condón, un lubricante y un mini vibrador. Con esto te aseguras de tener siempre “rapidines” satisfactorios ya que por la adrenalina del momento puedes no lubricar lo suficiente, o dejar escapar el orgasmo, u olvidar el condón.
  • No busques posturas complicadas, si no puedes quitarte la ropa.
  • Piensa en el rapidín como la entrada de una deliciosa cena. Así que no pares de jugar.

No importa si es sexo de 5 o 50 minutos, hazlo como si fuera la última vez, deja todo de ti y llévate todo lo que puedas de tu amante. Recuerda que lo que vives es el hoy, así que tómalo con pasión.

- La Santa -

Fuentes:

  • Silvia Olmedo
  • Cosmopolitan en español

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

El amor es éxtasis

Hacer el amor es más que penetración y debes ser consciente de ello. El objetivo del sexo no es el orgasmo sino el éxtasis. La satisfacción de tu pareja te dará éxtasis, nada más. Con humildad reconoce que puedes ser cada vez un mejor amante, que no todo está...

Mayo: Mes de la masturbación

Mayo es el Mes Nacional de la Masturbación. Al menos así lo consideran y festejan en Estados Unidos, desde hace un poco más 20 años. Y ahora dirán: "otra cosa que le copiamos a los gringos". ¡A ver! si les hemos copiado lo malo, ¿por qué no copiarles lo bueno?...

¿Cómo elegir tu primer vibrador?

No importa qué es lo que te motiva, la decisión de comprar un vibrador siempre es correcta; es una forma de decirte a ti misma que te amas y te valoras y que quieres hacerte feliz. Siempre es un buen momento para pensar en tu satisfacción sexual, bien sea para darle...